Inicio DEPORTES Argentina derrotó 3-1 a Tayikistán

Argentina derrotó 3-1 a Tayikistán

8
0
Compartir

La selección argentina Sub 17 le hizo un enorme regalo a su técnico Pablo Aimar, que cumplió 40 años: derrotó 3-1 a Tayikistán y aseguró el pasaje a los octavos de final del Mundial de la categoría, que se disputa en Brasil. Franco Orozco (dos) y Matías Godoy (luego de una sutileza maravillosa de Matías Palacios) anotaron para los juveniles, que, como segundos de la Zona E (España se quedó con la cima) jugarán ante el líder el Grupo F en la próxima instancia (por el momento es Italia).

El combinado nacional dispuso una alineación alternativa, cuidando a varias de sus figuras, como Exequiel Zeballos, Matías Palacios, Bruno Amione y Matías Godoy. En los primeros minutos, Tayakistán asfixió la salida del elenco Albiceleste y apostó a un juego directo apenas recuperó la pelota, incomodando a los chicos argentinos. Con el correr de los minutos fueron haciendo pie y generando peligro en el área contraria.

A los 22 minutos, Cano desbordó por izquierda y cayó ante la barrida adversaria. El árbitro marroquí Redouane Jiyed se tomó más de tres minutos para observar la acción a instancias del VAR. En la misma se puede observar que el juvenil de Vélez exagera, pero el contacto lo propone el defensor rival. Era penal y no fue sancionado. A los 33, otra vez Cano ganó de arriba en posoción franca, pero la pelota picó y se marchó desviada.

Hasta que a los 37 minutos la insistencia cosechó premio: Alan Velasco, la joyita de Independiente, superó a su marcador por la derecha y envió el centro cruzado, que encontró bien ubicado a Franco Orozco por el segundo palo, para anotar el 1-0.

En la segunda etapa, la Selección siguió siendo superior. Cano puso el 2-0, pero se lo anularon; Varaldo lo tuvo tras una jugada individual y el balón se fue junto a un palo. Hasta que a 14 del final, Orozco le puso la firma a un desborde del ingresado Godoy. El resultado recibió una cuota de suspenso cuando Soirov anotó el 1-2 de penal. En realidad, fue una excusa para que Matías Palacios hiciera su magia.

 

El enganche de San Lorenzo la pisó en el borde del área y asistió de taco, en una pirueta digna de Ronaldinho, a Godoy, quien enganchó y cruzó el remate para el 3-1 final. Aunque el mejor regalo para Aimar seguramente habrá sido el gesto del epílogo: todos los chicos de Argentina se acercaron a consolar a sus rivales, que quedaron eliminados del torneo. Porque esa actitud no cuenta como un título, pero deja una huella igual de indeleble.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here