Inicio POLITICA La transmisión del mando entre Mauricio Macri y Alberto Fernández aún no...

La transmisión del mando entre Mauricio Macri y Alberto Fernández aún no está acordada

5
0
Compartir
Mauricio Macri y Alberto Fernández durante la reunión en Casa Rosada para hablar sobre la transición
Mauricio Macri y Alberto Fernández durante la reunión en Casa Rosada para hablar sobre la transición

Mauricio Macri ya tiene un proyecto de transmisión del mando presidencial que intenta ofrecer a Alberto Fernández para avanzar sin obstáculos hacia la ceremonia del 10 de diciembre.

Macri fue asesorado por la oficina de Ceremonial y Protocolo de la Casa Rosada y su deseo político es que Fernández acepte sus recomendaciones para cumplir con los ritos de la entrega de la banda y el bastón presidencial.

Sin embargo, faltan 30 días para la transmisión del mando y aún no hay acuerdo entre la administración de Cambiemos y el Frente de Todos para la ceremonia de la entrega del mando.

En la Casa Rosada temen que Fernández no convalide un formato tradicional de transmisión del mando para otorgarle un lugar de privilegio a Cristina Fernández de Kirchner en la última ceremonia oficial protagonizada por Macri.

Carlos Menem asume como presidente de Argentina 1989 (Infobae)

A pedido del secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis, se elaboró un borrador de asunción presidencial que se basó en las experiencias históricas de los presidentes Raúl Alfonsín, Carlos Menem y Fernando de la Rúa.

Alfonsín se fue antes de término y Menem no pudo reformar la Constitución para lograr la rerrelección presidencial. Sin embargo, los dos jefes de Estado -uno era radical y el otro peronista- cumplieron con los ritos de entrega del mando y no complicaron la ceremonia institucional.

La peor transmisión del mando ocurrió cuando Cristina Fernandez de Kirchner y Macri no se pusieron de acuerdo y la entonces presidente decidió partir al sur en lugar de permanecer en Balcarce 50 para entregar los atributos del poder.

En la Casa Rosada sostienen que CFK no cumplió con las negociaciones previas, mientras que en Puerto Madero -adonde están ahora las oficinas de Alberto Fernández- aseguran que Macri quebró los términos del acuerdo y por eso fracaso la ceremonia en 2015.

En este contexto, se observa cierta preocupación en las cercanías del presidente respecto al desenlace de su gobierno y el comienzo de la administración peronista. Macri pretende una ceremonia sencilla y tradicional, acorde a lo sucedido cuando Menem y De la Rúa se hicieron cargo de Balcarce 50.

El gobierno de Alfonsín había implosionado por la crisis económica, el ataque a la Tablada y la presión de las Fuerzas Armadas, y con Menem acordó adelantar cinco meses la entrega del poder.

Alfonsín y Menem se respetaban en términos políticos, y la ceremonia fue tradicional: el presidente peronista recibió el bastón y la banda del ex presidente radical y luego lo acompañó hasta la salida de la Casa Rosada.

Menem es el presidente que más tiempo estuvo en el poder (10 años y seis meses), y entregó el bastón y la banda con resignación. Soñaba con un tercer mandato consecutivo que la irrupción de la Alianza no permitió en 1997. Dos años más tarde, el líder peronista entregó el mando a Fernando de la Rúa.

Pese a su frustración personal, Menem avaló una transición del poder ordenada y entregó la banda y el bastón presidencial en una corta ceremonia en el Salón Blanco. De la Rúa acompañó al ex presidente peronista hasta la explanada de Balcarce 50 y luego regresó para la jura de sus ministros.

Como sucedio con Alfonsín y Menem, Macri propone una ceremonia sencilla para el próximo 10 de diciembre:

1. Fernández y Fernández de Kirchner juran ante la Asamblea Legislativa en el Congreso.

2. El presidente y la vicepresidente llegan a Balcarce 50.

3. Ceremonia de entrega del bastón y la banda presidencial en el Salón Blanco.

4. El presidente acompaña al ex presidente -opcional- hasta la explanada.

Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, tras ganar las elecciones del 27 de octubre
Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, tras ganar las elecciones del 27 de octubre (RONALDO SCHEMIDT/)

Este borrador del acto final del gobierno de Cambiemos aún no está convalidado por el presidente electo. En la Casa Rosada temen que Fernández no acepte este formato con la intención de concederle mayor protagonismo institucional a CFK y reducir al mínimo la presencia de Macri en la ceremonia de transmisión del mando.

Final abierto.